04 mayo 2016

Asertividad, respeto y escucha, aspectos fundamentales en la Comunicación Efectiva

MOPENSES
Conclusión resume elementos centrales de Taller de Comunicación Efectiva de ACHS, impulsado por Unidad de Prevención de Riesgos SOP. 

Hubo un ejercicio que fue “bisagra” al inicio de los talleres de Comunicación Efectiva realizados el viernes 22 de abril y el martes 3 de mayo en el MOP: las relatoras de cada una actividades, las psicólogas Carolina Mendoza y Lorena de la Fuente, respectivamente –ambas de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS)- les consultaron a cada una de las personas que acudieron a los perfeccionamientos que se presentará y se refiriera a su motivación por participar en la actividad.


Lo que sucedió a continuación reveló un espíritu que facilitó todavía más la comprensión de la actividad: no sólo un manifiesto interés por aprender más, además en un tono que permitiera la comprensión, sino que nadie interrumpió, situación que rara vez que ocurre en encuentros al que acuden decenas de personas y en el que el diálogo suele ser igualmente fluido: cada persona dirigió palabras a la expositora y al resto de las personas en el momento en el que le correspondía hablar. Así de simple.  

“Me sorprendió gratamente. Ése es un primer paso”, destacó al respecto Carolina. Lorena tuvo una impresión similar. Minutos antes y, mediante una metodología que igualmente dio espacio al diálogo y a diversos ejercicios prácticos, las relatoras y los participantes pusieron de relieve algunos aspectos que son esenciales en el plano de la prevención de riesgos, materia igualmente de interés propuesto por la unidad que impulsó el taller: la Unidad de Prevención de Riesgos de la Subsecretaría.

Las “5 claves” según Richard Greene
Las relatoras pusieron especial énfasis en las cinco claves para mejorar la comunicación, de Richard Greene:

1-Uso de las tres vías de comunicación al hablar: verbal, gestual y kinestésica (comunicar con el cuerpo).

2- Utilizar palabras que posean efecto sobre la audiencia. Puede ser una poderosa introducción: “Déjame que te cuente una historia”, “les contaré un secreto” o “les contaré una anécdota”, por ejemplo.

3-Usar y potenciar las tres energías que poseemos para comunicarnos. La injerencia de éstas en una comunicación efectiva, no obstante, es dispar: palabras, 7% de impacto por su poder auditivo; el tono de voz, un 38%; y el lenguaje del cuerpo, un 55%.

4-Escuchar con todo el cuerpo.

5-Ser uno mismo: no aparentar lo que no se es. No sólo hay que parecerlo sino que serlo y, como añadido relevante, evitar las “máscaras". 

En lo que concierne a las “palabras poderosas”, el habla, medio natural de expresión humana, posee un enorme potencial, que puede ser para bien o para mal. Las palabras utilizadas tiene consecuencias determinantes, dada la existencia de una estrecha relación entre el pensamiento, la palabra y la acción.

Recibida, interpretada y comprendida
Coordinado por la unidad aludida junto a la ACHS y el Departamento de Capacitación y Desarrollo de Personas, con el apoyo del Departamento de Desarrollo Organizacional SOP, es importante recalcar que este perfeccionamiento está enmarcado en el Programa de Calidad de Vida Ministerial como parte de las acciones de intervención del Plan de Clima Organizacional 2016.

En relación al espíritu de la iniciativa “es a través de la comunicación que coordinamos acciones con otros. La comunicación no se da en el momento que mandamos información, sino cuando ésta ya ha sido recibida, interpretada y comprendida. La comunicación es lo que el receptor entiende, no lo que emisor dice. Las organizaciones no pueden existir sin comunicación, porque se requiere para acordar el trabajo que se va a realizar y para intercambiar instrucciones que permitan realizar lo correcto para el logro de metas y objetivos. Es así que hablamos de Institución como una red de compromisos y conversaciones”.

En el mismo sentido, “cuando la comunicación es eficaz, es más probable que se logren relaciones interpersonales más saludables y armónicas como también calidad y productividad, ya que una buena comunicación tiende a alentar el buen desempeño, promueve la satisfacción de los trabajadores y, por ende, repercute en una mejor calidad de vida”.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tú opinión me interesa. Al respecto, sólo te exijo el debido respeto.
Gracias